henry.peralta@ciudadesresilientescolombia.org

martes, 30 de septiembre de 2014

LAS JUNTAS DE ACCIÓN COMUNAL DE COLOMBIA COMO PROMOTORES DE LA REDUCCIÓN DEL RIESGO DE DESASTRES Y EL DESARROLLO DE RESILIENCIA EN LOS TERRITORIOS LOCALES


Cali, 30 de septiembre de 2014

En la Foto, líderes y liderasas comunales del municipio de Dosquebradas Risaralda, en proceso de formación en gestión del riesgo de desastres, lideado por el Ministerio del Interior, la Ferderación Nacional de Juntas de Acción Comunal, capítulo Risalada/Dosquebradas y Ecopetrol en el año 2013. Fuente: Henry A, Peralta

En el año 2005 líderes y lideresas de 168 países de todo el mundo se reunieron en la ciudad de Hyogo Japón, para dialogar sobre los retos que implicaba la construcción de un mundo más seguro, justo, con menos riesgos y más resiliente a  los desastres.  El Tsunami de 2004 en el océano índico, significó un fuerte campanazo de alerta para las naciones y comunidades, el cual motivó que se realizara un alto en el camino para revisar la relación existente entre la sociedad y la naturaleza, desde una perspectiva de desarrollo local sostenible. Esto con la finalidad de plantear soluciones de las problemáticas actuales, que han revelado las condiciones de vulnerabilidad, debilidades de la sociedad, para enfrentar la ocurrencia de eventos naturales potencialmente peligrosos como sismos, inundaciones, tsunami, deslizamientos, huracanes, erupciones volcánicas, etc.; así como eventos de origen humano asociado a la transformación del paisaje natural, al uso insostenible e inadecuado recursos naturales que degradan al agua, el aire, el suelo y los bosques asociadas prácticas inadecuadas del desarrollo, que tienen relación con factores socio-culturales, económicos-productivos, políticos-institucionales y ambientales (físicos-naturales).

Como respuesta a esta crisis mundial la Estrategia Internacional para la Reducción del Riesgo de Desastres de la Organización de Naciones Unidas, promovió entre los gobiernos la firma de un acuerdo para hacerle frente a esta realidad, el cual se denominó: Marco de Acción de Hyogo 2005-2015: aumento de la resiliencia de las naciones y las comunidades ante los desastres, el cual se sustenta en cinco principios básicos: 1). El velar por que la reducción de los riesgos de desastres constituya en una prioridad nacional y local, dotada de una sólida base institucional de aplicación; 2). Identificar, evaluar y vigilar los riesgos de desastres y potenciar  la alerta temprana; 3). Utilizar los conocimientos, las innovaciones y la educación para crear una cultura de la seguridad y resiliencia a todo nivel; 4). Reducir los factores de riesgo subyacentes y 5). Fortalecer la preparación para casos de desastre a fin de lograr una respuesta eficaz.
 
Como bien lo plantea UNISDR,…las autoridades locales se enfrentan a la amenaza de los desastres en el día a día y necesitan un mejor acceso a las políticas e instrumentos para tratar eficazmente con ellos. El Marco de Acción de Hyogo para 2005 - 2015: Aumento de la resiliencia de las naciones y comunidades ante los desastres ofrece soluciones para los gobiernos locales y los actores locales para gestionar y reducir los riesgos urbanos. La reducción del riesgo urbano ofrece oportunidades para inversiones de capital a través de actualizaciones y mejoras de infraestructura, la creación de modernizaciones para la eficiencia energética y la seguridad, la renovación urbana y la renovación, energías más limpias y mejorar los barrios marginales. Los gobiernos locales son el nivel institucional más cercano a los ciudadanos y sus comunidades. Juegan el primer papel en la respuesta a las crisis y emergencias y en la atención a las necesidades de sus electores. Ellos prestan servicios esenciales a sus ciudadanos (salud, educación, transporte, agua, etc.), que deben hacerse resistentes a los desastres.

El concepto de la resiliencia tiene sus orígenes principalmente en la biología y en la física, este ha sido utilizado para explicar la capacidad de un elemento para resistir impactos, recuperarse rápidamente y volver a su estado normal (un resorte por ejemplo). Hoy el concepto que se acuña, se usa, se transforma y también evoluciona como parte de la gestión del riesgo de desastres, para explicar y como lo define muy bien Gustavo Wilches Chaux, en palabras sencillas: La Resiliencia es la palabra científica para expresar la ¡Berraquera de la Vida!… Es la capacidad de una Araña para volver a tejer la telaraña después de un balonazo. La resiliencia implica entonces resistir y que en palabras de Wilches, significa la capacidad de una telaraña para aguantar un balonazo.
 
¿Qué es la resiliencia comunitaria?
A nivel comunitario la resiliencia se puede definir como las capacidades internas y externas que tienen las comunidades para enfrentar y resistir las crisis de todo tipo haciendo uso eficiente de sus recursos internos fortalecidos en procesos organizativos y de recursos externos gestionados previamente, que permitan su recuperación de manera rápida, segura y eficientemente, cuyos aprendizajes permitan transformar sus debilidades en capacidades, adaptándose a los cambios e incrementando su seguridad frente acontecimientos futuros.

Para hacerse resiliente a los desastres las comunidades deben conocer mejor su territorio, para invertir sabiamente y construir de manera segura los territorios. Se puede decir que el eje de la resiliencia está en el fortalecimiento y/o construcción principalmente de capacidades endógenas y exógenas como complemento, para lo cual y en palabras nuevamente de Wilches: la unidad, la intuición, la comunicación, la identidad, el sentido de pertenencia, el liderazgo, así como como la seguridad afectiva, emocional y cultural cumplen un papel fundamental en el propósito de construir resiliencia.
Hoy la Oficina de Naciones Unidas para la Reducción del Riesgo de Desastres – UNISDR, promueve en las ciudades y los gobiernos locales el desarrollo de resiliencia, a través de una Campaña Mundial de reducción del riesgo de desastres: "Desarrollando Ciudades Resilientes" la cual aborda temas de gobernabilidad local y riesgo urbano. 

Las Juntas de Acción Comunal constituyen en lo local el primer nivel de gobierno que tiene una interacción directa con los ciudadanos y ciudadanas. Son los escenarios más locales del territorio como el barrio, la comuna, la vereda y el sector, en los que los riesgos no manejados se materializan en desastres y es donde los riesgos también se producen, se acumulan y se reproducen. Es precisamente en estos niveles más locales por donde debería empezarse a reducir el riesgo de desastres existentes y potenciales. Por eso la construcción de resiliencia local, que tiene que ver con la creación y/o fortalecimiento de capacidades locales es el primer paso para lograr territorios más seguros y ambientalmente sostenibles.

La Ley 1523 del 24 de abril de 2012 por la cual se adopta la política pública para la gestión de riesgos de desastres de Colombia, se constituye en una oportunidad para las Juntas de Acción Comunal, para incidir de manera positiva en la construcción de un nuevo país, que desde un enfoque integral y moderno integre en sus procesos de planificación territorial, el riesgo y el desarrollo como temas de una misma agenda, históricamente considerados de manera aislada.  Lo anterior permitiría la construcción de nuevos y mejores procesos de relación entre la sociedad y la naturaleza, desde una perspectiva de desarrollo local sostenible, con la finalidad de lograr la seguridad territorial, el mejoramiento de la calidad de vida. Hoy el Sistema Nacional de Gestión de Riesgos de Desastres, le apunta al cumplimento de un objetivo primordial, expresado en la premisa de Hacer a Colombia menos vulnerable y más resiliente ante los desastres. 

Es así como la acción comunal desde sus espacios legítimos para la toma de decisiones y articulando sus principios rectores puede movilizar acciones en la base social y comunitaria para promover la reducción del riesgo de desastres de manera anticipada para la construcción de resiliencia. Es el escenario idóneo para promover en lo local el fortalecimiento comunitario en gestión de riesgos como estrategia de desarrollo social y comunitario, integrando los procesos del conocimiento del riesgo, la reducción de riesgos y manejo de desastres, tal como lo define la Ley 1523 de 2012. 

La Campaña Mundial de UNISDR para la reducción de riesgos y el desarrollo de resiliencia llama la atención en la necesidad de: …Hacer comunidades y ciudades resilientes es responsabilidad de todos: gobiernos nacionales, asociaciones de gobiernos locales, organizaciones internacionales, regionales y la sociedad civil, los donantes, el sector privado, instituciones académicas y asociaciones profesionales, así como todos los ciudadanos deben participar. Todas estas partes interesadas deben estar a bordo, asumir su papel y contribuir a construir comunidades y ciudades resistentes de desastres…

La acción comunal como en el nivel administrativo y político más cercano a las realidades sociales, del cual hacen parte los individuos, la familia y la comunidad, tiene hoy una oportunidad estratégica para revindicar sus derechos e intereses colectivos en beneficio de la comunidad, además de asumir el reto que hoy nos plantea la Ley 1523 de 2012, desde los principios de corresponsabilidad, reciprocidad y subsidiaridad para aplicar la gestión del riesgo como una oportunidad para saldar las deudas del pasado con el desarrollo y construir unas mejores condiciones de vida para todos, sentando las bases para las nuevas generaciones de colombianos y colombianas.

Comprometidos con la gestión del riesgo de desastres, la Federación de Juntas de Acción Comunal de Colombia, discutirá sobre el tema de la resiliencia comunitaria en su XXIV Congreso Nacional de la Acción Comunal, a realizarse entre el 14 y 17 de noviembre de 2014 en la ciudad de Medellín. Como promotor de Colombia de Campaña Mundial Desarrollando Ciudades Resilientes, resalto esta iniciativa que lidera la Federación de Juntas de Acción Comunal para promover la reducción del riesgo de desastres en el marco de la aplicación de la Ley 1523 de 2014.

Ese es el reto que las comunidades organizadas deben afrontar con el propósito de construir unos territorios y condiciones de vida mejores!